rubbernecked

Pre-textos sobre curiosidades

[Nos]otros

Los márgenes limitan, encierran, para establecer un orden. Los marginados son relegados por desajustar la armonía social, cuestionar lo vigente. Losers, fracasados que no han encajado en la sociedad, convertidos en populares: iconos que la moda adopta para confeccionar estilos que todos imitaremos.

The Real Life of Angels Nancy Steiner. Terry Richardson Dazed & Confused,  junio 1999

The Real Life of Angels
Nancy Steiner. Terry Richardson
Dazed & Confused, junio 1999

La masa dominante rompe el vínculo con los disidentes (mejor dicho, ellos con nosotros), los reconoce y los nomina para clasificarlos en los peldaños de su estructura. Conoce muy bien cómo son, aunque no se comunique con ellos ni los entienda a profundidad. Se fijan espacios entre los bandos para relacionarse lo menos posible. Pero la cultura es flujo. Cuando alguno entra en contacto con el otro se crean fricciones, unas generan conflictos que pueden modificar al sistema.

Estas pequeñas esferas utilizan los elementos que la sociedad posee para transformarlos y generar nuevas interpretaciones, significados, que sólo entiendan sus iguales. Minorías inadaptadas que se dimensionan a través de sus integrantes al no tener acuerdos con la sociedad. Esto los convierte en bienes simbólicos; presas fáciles que llenarán a la vacua sociedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ellos crean su propio modelo, su estilo. El pretexto para que la moda construya un puente por donde contrabandea símbolos que se decodificarán para la sociedad, para nosotros. Lo que antes se veía raro, poco a poco comienza a ser aceptado. La moda traduce. Nos llama la atención y comenzamos a seguirla. La turbación que nos provocaban los otros, la vergüenza que nos generaba, hoy es tendencia.

Ésta adopta a los desplazados porque encuentra en ellos un potencial que para cualquiera es sinónimo de burla, rebeldía, preferencias, raza. La superación del perdedor a través de la moda al transformarlos en idealizaciones estéticas, iconos de imitación. Una vuelta donde el marginado se vuelve un beneficio para la sociedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Integrarse como parte del acervo de la moda, en específico de la industria, da prestigio, pero también nos hace repensar y cuestionar sobre si eso debería ser considerado moda. Se puede ver como banalización de la cultura al tratar a estas esferas desde la superficialidad, sin ninguna utilidad para el desarrollo humano. Sin embargo, es un juego de negociaciones donde sólo vemos la cubierta tuneada y depende de nosotros descubrir el interior.

La moda provoca. Los marginados provocan. La provocación estimula. La sociedad no puede quedar estática u omitir los cambios, tiene una actitud determinada ante estos. En muchos casos la sociedad los apropia para conservar el statu quo. La moda nos inunda con signos; cual pájaros que alimentan a sus polluelos; mientras griten traerán insectos. Se renueva una y otra vez para saciarnos y no permitir que nos devoremos unos a otros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La industria de la moda agota esta cualidad al ser un dispositivo de la cultura globalizada e internacionalizada. Nerd, punk, monjas, travesti, geek, masai, yamanba, nipster, nomenclaturas que se van asimilando hasta ser indiferentes entre nosotros. Ellos son integrados por medio de elementos cuidadosamente estilizados que se consumirán para que no cambie nada. Así lo escandaloso pasa por el asombro hasta convertirse en naturalidad.

Muta, renueva y altera. La moda genera diversidad al hacer circular los signos de una esfera a otra para mantener uno de los flujos de la culturar. Nosotros nos encargaremos de dialogar con esos significados para ordenarlos y mantener el sistema con sus márgenes. Los adaptamos a nuestro estilo para convivir con nuestro dualismo: el ser diferentes y el de pertenencia.

Erwin Olaf The New York Times Magazine, abril 2008

Erwin Olaf
The New York Times Magazine, abril 2008

Cuando se ha jugado demasiado y la abundancia es abismal, no queda otra que buscar la fricción en la propia normalidad para crear una nueva tendencia, normcore. Limpiar el tablero y comenzar una vez más; en espera del surgimiento de minorías insatisfechas deseosas de crear su propia identidad, alejarse de lo establecido, lo aburrido, y jactarse de nosotros.

La moda simula superficialidad para adular a la loser sociedad.

Anuncios

¿Algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24'12'2014 por en in'co'MODA y etiquetada con , , , , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: