rubbernecked

Pre-textos sobre curiosidades

Yulin

Desalmados. Su devoción no está en los animales de compañía: esos que no se pueden cuidar solos, esos que hemos hecho que nos tiendan la pata a través de entrenamientos a base de comida. Aquéllos que no los ven así. Para ellos son animales, unos más de la pirámide de supervivencia y su valor no está en el trato sino en el sabor de su carne.

Steven Klein (foto), Patti Wilson (estilismo). Vogue Italia, junio 2015

Steven Klein (foto), Patti Wilson (estilismo).
Vogue Italia, junio 2015

No debo hablar mucho del tema, porque no me atraen los animales ni ningún ser que no se pueda valer por sí mismo para recoger sus necesidades y comer lo que necesita para subsistir. No por ello niego la educación que he recibido de cuidar el medio ambiente, de sentir preocupación por los indefensos, de ver por los desvalidos en países menos desarrollados y, últimamente, de comer saludablemente.

Preocupaciones al alza, porque al mantener satisfechas las mínimas exigidas por la sociedad, se puede uno interesar por otras temas. Pero hacer algo que ella no haya dispuesto o atentar contra sus reglas implícitas y explícitas nos hace estar en el escrutinio de sus miembros.

Mario Sorrenti (foto), Panos Yiapanis (estilismo) Vogue Italia, junio 2015

Mario Sorrenti (foto), Panos Yiapanis (estilismo)
Vogue Italia, junio 2015

En esta internacionalización globalizada del pensamiento y de las acciones creemos que todos van hacer lo que creemos que todos, TODOS, deben de hacer. Si un chino se viste como yo porque tenemos en nuestras esquinas la misma tienda o comer con jengibre por ese sabor peculiar que le da a la comida, es normal que tengamos la idea de que ambos tenemos las mismas consideraciones de cómo tratar a una mascota.

Sin embargo, ¿qué diferencia hay entre una mascota y un animal de matadero? Qué entienden ellos por uno y por otro, o que elementos diferencian unos de otros; cómo los vestimos. ¿Dónde está esa separación que se acorta en nuestras afecciones hacia estos animales? Una vaca puede ser tan sagrada que no se le toca, mientras otros representan corderos para desdibujar el canibalismo. Qué distingue a un cerdo vietnamita de un gallo que tiene que pelear sólo porque tiene un comportamiento arisco. Estos animales están para entretener y alimentar un sentimiento particular.

El mundo está cambiando, lo estamos cambiando, desde sus ecosistemas hasta las formas de pensar. Las dos con consecuencias que pueden ser catastróficas desde un punto de vista. Si China y cualquier otro tiene la intención de seguir en la fila de la occidentalización tendrá que hacerlo desde sus estructuras más internas. La diplomacia se desvanece como un velo que se levanta y vuela con el mínimo soplo para mostrar su verdadero rostro, su propia cultura.

Mert & Marcus (foto), Katy England (estilismo) Vogue Italia, junio 2015

Mert & Marcus (foto), Katy England (estilismo)
Vogue Italia, junio 2015

China puede ser todo lo bello y ancestral que nuestras ideas románticas contaban de ella, pero sus movimientos gráciles son tan terribles como las maquinarias y el capitalismo de sus vecinos. ¿Qué sabemos de ese festival para comer carne de perro? Sabemos que no tenemos idea más allá de una forma cruel de matar y comer algo que no comeríamos. ¿Por qué unos matan toros? No es por diversión, ¿o sí? Un ritual que pierde valor en sus símbolos y hoy sólo significa matanza desigual. Se tendrá que resignificar de acuerdo a los cambios culturales que vivimos.

Así, preferimos ver a un hombre corneado, eso nos llena de regocijo. Ver como se maltrata al otro que no comparte mis ideales. Degollarlo da satisfacción, porque no es uno de los míos es de los tuyos. Posiblemente entre esos míos, no todos piensan igual, pero chitón que socialmente está aceptado. No hay que hablar en plural, pero si hablara cada uno, cada quien tendría su propia fiesta de comer carne de perro que horrorizaría al vecino y al chino.

Craig McDean (foto), Katy England (estilismo) Vogue Italia, junio 2015

Craig McDean (foto), Katy England (estilismo)
Vogue Italia, junio 2015

Alzar la voz es la primera reacción para el cambio y que se escuche. Como ese niño que corrige a sus padres, les dice lo que está incorrecto, porque no sabe todavía toda la maquinaria que está detrás de una palabra, de una acción y de un gesto. Nosotros hacemos el papel de ese niño ignorante que aprende para crear su propio futuro.

¿Qué idea tenemos entonces de China? No es la que tenía hace cincuenta años, ni diez, ni menos la de hace un año. Ya no sólo es gente que se parece, ni la inventora de la copia barata de la occidentalización. Si nos contaban que comían perro, hoy lo afirmamos. ¡Oh, China! Siempre quise decir Yulin. ¿Cuál de las dos? Qué más da. TODOS sabemos que no existe Yulin, sólo China.

¿Qué valor encontramos en el menosprecio de la vida del otro?

Cat and Mouse Beneath a Crescent Moon, 1870's/1880's Kawanabe Kyōsai

Cat and mouse beneath a crescent Moon, 1870’s/1880’s
Kawanabe Kyōsai

Anuncios

¿Algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 01'07'2015 por en ayerHoy y etiquetada con , , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: